PREPARATIVOS PARA LA BODA PERFECTA (PARTE I)

Por fin os habeís decidido a dar el gran paso y ya podéis decir ¡¡ NOS CASAMOS!!

Ahora tenéis que seguir unos pasos, muy sencillos, pero indispensables para que esa boda perfecta que deseáis se cumpla. Vamos a resumirlos en 10 pasos:

preparativos boda

1º – EL PRESUPUESTO:

Pese a que siempre se dice que son celebraciones para tirar la casa por la ventana, debemos de marcarnos un presupuesto inicial para no llevarnos sustos de última hora.

El presupuesto del que dispongamos va a marcar las líneas básicas de nuestra celebración, pues no es el mismo gasto una boda íntima con 50 invitados, que una boda con 300, por ejemplo.

Debemos ser realistas y saber cuál es el margen  de gasto que nos vamos a poder permitir, para así poder repartir el dinero del que disponemos en los distintos gastos que una boda conlleva.

Además de marcarnos un presupuesto límite para los distintos gastos, es muy recomendable ir acompañados por una o dos personas de confianza (a ser posible siempre las mismas) que desde una perspectiva objetiva nos puedan aconsejar, pues en ocasiones los novios intentan que todo sea perfecto, pero olvidan sus límites.

Una vez decidido cuál es nuestro presupuesto, ya podemos pasar al siguiente punto.

2º – ¿QUÉ CLASE DE BODA DESEAMOS TENER?

Además del presupuesto, el otro punto clave que marcará nuestra celebración es este. ¿Qué clase de boda deseo tener?

Tenemos 2 opciones; civil o religiosa.

La boda civil tiene ciertas ventajas respecto de la religiosa:

  • No existen cursos prematrimoniales y los trámites son simples.
  • Los plazos de espera son relativamente cortos.
  • El coste es menor, incluso en ocasiones es cero.
  • Nos permite ser más imaginativos.

Pero tiene ciertos inconvenientes:

  • Suelen celebrarse en días de diario o por las mañanas.
  • Los lugares de celebración son poco atractivos y en muchas ocasiones son muy pequeños.
  • La ceremonia en sí es poco atractiva.

Si vuestra idea es casaros por lo civil os proponemos que seáis originales. Existen lugares muy bonitos donde poder casarse, y podéis hacer que vuestra boda sea única y personal.

La boda religiosa, siempre en función de la religión que se profese, suele ser algo diferente. Las ventajas:

  • Casarse siguiendo el rito religioso que los novios profesen.
  • El lugar de celebración y la ceremonia suelen ser más atractivas.
  • Los novios no tienen que preocuparse tanto de la ceremonia.
  • Se suelen celebrar en fin de semana.

Pero aquí también nos encontramos con algunos inconvenientes:

  •  Hay que reservar con antelación la iglesia, sobretodo en las que tienen más demanda. Esto puede suponer más de 1 año esperando.
  • En muchas se exige dinero por la celebración y se impone el fotógrafo en la Iglesia, pese a ser considerada esta última una práctica ilegal que puede denunciarse ante los tribunales. Nuestro consejo práctico es que os informéis con antelación y que intentéis llegar a un pacto con la Iglesia o que busquéis otra si no deseáis el fotógrafo que os proponen, pues es mucho peor que llegado el momento de la celebración os llevéis una desagradable sorpresa. 
  • Debeís realizar cursos prematrimoniales.

Elegir una u otra opción sólo depende de vosotros, pero una vez tomada la decisión debéis de solicitar fecha lo antes posible para poder así reservar el lugar de celebración del banquete.

3º – ¿DÓNDE DAMOS EL BANQUETE?

Una vez elegido el lugar de la ceremonia debemos de trasladarnos al banquete. Si está cerca no habrá problema, pero si debemos de desplazarnos sería una gran idea que pusiéramos unos autocares a disposición de los invitados. Con ello estamos facilitando el desplazamiento y además permitimos a nuestros invitados que puedan tomar alguna bebida alcohólica sin sufrir riesgo alguno.

En ocasiones, la ceremonia se puede celebrar en una instancia del propio restaurante. Esta es una buena opción muy apreciada en el caso de las bodas civiles.

En función del número de invitados, de la hora de la celebración y del tipo de boda que tengamos en mente nuestro banquete variará. No es lo mismo dar un banquete para 50 que para 200 invitados, o hacer una comida o una cena.

Debemos definir estos puntos para poder elegir restaurante pues muchos de ello exigen unos cubiertos mínimos.

Os recomendamos que las condiciones del contrato y entregas de dinero en concepto de señal estén todas por escrito y firmadas para evitar posibles problemas futuros.

Elegid un menú acorde con vuestra boda y vuestros invitados. Pues aunque a nosotros nos guste un menú más minimalista, quizá a nuestros invitados no (y viceversa) y salgan con un mal recuerdo de nuestra boda. El menú nos debe agradar  a nosotros, pero también a nuestros invitados pues es un modo de agradecerles el que estén en un día tan importante con nosotros. Ante todo debe primar la calidad.

Si es posible, probad el menú con antelación. Pensad que la prueba de menú que se hace con los novios siempre suele ser mejor que la comida que se sirve el día de la ceremonia, pero eso suele ser lo normal. En los restaurantes que por ejemplo tienen asador para sus restaurantes se conoce mejor su cocina si probáis sus platos un día como un cliente más. 

Confirmad con el restaurante qué tipo de decoración floral, mantelería o vajillas van a proporcionar el día de vuestra boda.

Y si después del banquete deseáis continuar con un baile lo más cómodo es que sea en el mismo lugar de la celebración, pues así el ambiente creado durante la comida no se pierde y los invitados no tienen que estar desplazándose.

En breve continuaremos con los PREPARATIVOS DE UNA BODA PERFECTA…

DETALLES CON ENCANTO®
www.detallesconencanto.com

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: